jueves, octubre 06, 2016

Contra la

 Leer libros como si fueran guías para comprender el tiempo que nos envuelve, las circunstancias que nos arrastran, las gentes que nos acompañan. 

****

 Observar cuadros. Evitar todo prejuicio. Ver Dalís sin pensar en el surrealismo. Ver Velásquez y Braques inventando nuestras propias teorías. Sentirnos libres para crear lo que nos dé la gana. 

****

 No tiene sentido limitar nuestra visión a lo que dice la crítica especializada. Leamos los libros, aprendamos, veamos, busquemos nuestras propias certezas, inventemos nuestras propias teorías sobre las obras. Renovemos los lenguajes con los que hablamos de las obras de arte. 

****

 Según el DLE, teoría: Del gr. θεωρία theōría

1. f. Conocimiento especulativo considerado con independencia de toda aplicación.  

2. f. Serie de las leyes que sirven para relacionar determinado orden de fenómenos. 

3. f. Hipótesis cuyas consecuencias se aplican a toda una ciencia o a parte muy importante de ella. 

4. f. Entre los antiguos griegos, procesión religiosa. 

****

 Acaso las teorías sean lo único de las obras que se quede con nosotros, aparte del anecdotario que recabemos en los libros o frente a ellas. 

****

 Comprender que entre los datos y la información hay espacio para las revelaciones, y que esas revelaciones pueden ser tan luminosas como las propias obras. 

****

 Crear nuestras propias teorías. Descifrar aquello que las obras producen en cada uno de nosotros, traducirlo en palabras y comunicarlo al prójimo. 

****

 Entender que una mancha en una pared es tan fortuita como un paisaje y que en ambas situaciones podemos encontrar belleza. 

****

 Contrastar el material del que están hechas nuestras ideas con el material del que están hechas las obras de las que hablamos. 

****

 Las obras de arte adquieren licencia para viajar a través de los años cuando suscitan conversaciones.