viernes, septiembre 02, 2016

EL CIELO PORTÁTIL

 Un sustantivo. Ningún adjetivo lo acompaña.

*

 El beso de los sustantivos en la sombra, entre la música.

*

 Un adverbio se alza sobre otro adverbio; quiere ver el horizonte.

*

 El sol, punto de luz que cifra los días.

*

 Las conjunciones son bailarinas invisibles. Debe ocurrir algo inusitado para que abandonen su habitual discreción y protagonicen el espectáculo.

*

 Un trueno sucede a la tilde que cruza el cielo y cae sobre la buena tierra.

*

 Un verbo se queja del sustantivo con el que trabaja. Lo nota débil e indigno de su compañía.

*

 Los adjetivos se acompañan entre ellos; se ríen, se embriagan, se sienten bien en el tumulto.

*

 Guión, anguila electrocutada. Guión, barrote horizontal. En el medio, la hendidura.

*

 Acostados en la playa, los asteriscos miran el cielo; duermen como estrellas el cansancio ancestral, el bramido de las nubes y las fuentes.

*

 La luna mutante habla el lenguaje de las sombras con que puede contarse la historia de cualquier firmamento.

*

 Los adverbios diseñan el momentáneo espejismo de la precisión. Por eso nadie los comprende.

*

 Bolsa de mensajes los paréntesis elásticos.

*

 En el idioma del álgebra, dos paralelas horizontales indican la presencia del viento.

*

 En la partitura de la respiración los puntos, hitos de aire, piedras romas a lo largo del camino.

*

 Las comas ancianas no duermen; dan volteretas en la playa.

*

 Las preposiciones tienen manos inquietas; se aferran a todo lo que encuentran.

*

 Punto y coma, ojo y marfil de un elefante invisible.

*

 La secuencia sol, nube, luna se parece a punto, línea, punto.

*

 Signos de interrogación, perfil de mujer fragmentada.

*

 Leer los pies de página como quien lee inscripciones en las paredes de una gruta.

*                              

 Lemniscata, hélice solemne, plácida condecoración duradera.

*

 Las tildes no son sombreros; son puñales suspendidos sobre algunas letras.

*

 Tres cabezas, tres puntos hundidos en el barro blanco.

*

 Las conjunciones insomnes tuercen el camino; lo alargan, lo dividen. Acaso su poder sea mudar en árbol lo que nació hoja.

*

 Detrás del mar de los mensajes, el mar cifrado que se expande entre los rasguños puntuales de las comillas multiformes.

*

 La arroba salvadora traza caminos a través de los océanos.

*

 Hito flotante, el solitario apóstrofo, instrumento de cirugía verbal.

*

 Hombre en monociclo. Monociclo en hombre. Signos de exclamación.

*

 Las comas saltan de la gramática al álgebra para estar con los decimales.

*

 A veces cieno, a veces erial, el terraplén que es el texto que es la vida.   

*

 Sobre su techo la N acentúa su naturaleza nasal con un rasguño. 

*

 En otro universo habrá un cielo de líneas.

*

 Las páginas, como el mundo, son cielos inferiores.

*


 Cielo portátil el alfabeto; puntos de luz en el implacable formato de los días.