martes, septiembre 10, 2013

CIVILIZACIÓN ES...

 (En lugar de «Amor es» hay que diseñar unas barajitas que digan «Civilización es»).

 Silencio.

 Baños públicos medianamente limpios en todas partes con papel sanitario, agua y privacidad.

 Fuentes públicas libres de basura y escombros, con sus chorros y caídas de agua funcionando.

 Salas de espera con sillas.

 Calles iluminadas, anuncios luminosos funcionando, bombillos normales en todas partes.

 Malandros en cintura («malandros en cintura» podría ser el nombre de un dulce criollo).

 Arquitectura sin rejas alrededor.

 Postigos abiertos.

 Puertas abiertas.

 Arquitectura sin guachimanes que pidan documentos de identidad para entrar a cualquier lugar.

 Equilibrio entre funcionalidad, belleza, mantenimiento, higiene, respeto a la autoridad y orden.

 Jardines cuidados. Árboles (muchos). Grama. Arbustos. Flores.

 Hospitales gigantescos, equipados, espaciosos, pulcros.

 Peatones en las aceras. Carros y motos en las calles.

 Gente decente en la calle a cualquier hora.

 Disfrutar el ruido de la lluvia seguros de que a nadie le caerá el techo encima ni se le derrumbará su casa ni se lo llevará el agua de un río mal embaulado.

 Un gobierno silencioso cuya existencia no llame la atención.

 Entender el paisaje a través de las obras de arte.

 Comer sentados a la mesa, en paz, con teléfonos y demás aparatos apagados.

 Nacer, dormir, besar, enfermarse y morir en una cama.

 (Ferdinand Bellermann: La Guaira al atardecer; óleo sobre tela, 1874).