jueves, febrero 07, 2013

BREVE AUTOPROMOCIÓN
  Soy torpe para hablar de lo que hago. Me da pena. Me incomoda. Me da pudor pedir la atención de la gente.

  Pedir la atención de la gente parece ser el sino de esta época llena de aparatos y de plataformas para mostrar lo que se hace. A veces pienso que mostrar lo que se hace se ha vuelto más importante que hacer eso que se hace. Es todo un galimatías que no tiene solución y sobre el que no vale la pena ponerse demasiado pesado, so pena de quedar como  vago que no hace nada.

     Sea como sea, me enorgullece mostrarles la portada de mi Breviario galante y, sobre todo, enviarlos a la página de mis editores en Nueva York.

     Abrazos.