lunes, diciembre 10, 2012

MUDOS NOS VEMOS MEJOR

Athanasius Kircher: Musurgia Universalis; 1650.
 Hoy en día no se puede hablar sobre nada sin ofender a alguien. Así que mejor quedémonos callados.

  En este presente hipermoderno no se puede hablar sin que aparezca alguien dispuesto a corregirnos. Por eso digo que es mejor permanecer en silencio.

  Hablas y alguien se queda callado porque cree que así te demuestra que estás diciendo una estupidez. Por eso vuelvo a decir que es mejor quedarse en silencio. 

   En esta época abundan quienes creen que el prójimo sólo dice idioteces.

  Si esperan que hable sobre nuestra particular (y real) versión de «Pedro y El Lobo», se quedarán con las ganas.

  Creo que ya estamos bastante creciditos para saber que estamos en problemas. 

 Y además: el centro de este caos lo produjo el propio Pedro respaldado por todos los lobitos que, por acción, omisión, debilidad, flojera y estupidez, aceptaron lo inaceptable.

  Ahora contemplemos el paisaje.
Athanasius Kircher; Musurgia Universalis; 1650