viernes, junio 29, 2012

NOCTURNO CON CHIRIPAS
Anoche, a las doce y media, fui con Joaquín Ortega a sacar plata del cajero automático que está frente a mi casa. 

Metí la tarjeta, pulsé los botones debidos y, en lugar de billetes, salieron unas cuantas chiripas asustadas que se dispersaron por toda la máquina.

Si eso no es una metáfora del absurdo económico que vivimos, no sé qué es.