miércoles, noviembre 02, 2011

LA MÁQUINA DEL TIEMPO
Hay gente que no sabe que el futuro no queda atrás, sino adelante. Por eso se la pasa mirando y admirando cosas viejas.

Hay gente inspirada que cree que mira hacia el futuro, pero en realidad mira hacia donde nunca había visto antes. Todo lo que se ignora parece provenir del futuro.

Hay gente infeliz porque vive en el futuro y nadie la entiende en el presente.

Hay gente infeliz encerrada en el presente (los políticos, los periodistas y los expertos en mercadeo son, en muchos casos, los carceleros de esas personas).

Hay gente que no sabe ver ningún futuro porque su pasado se lo impide.

Hay gente encerrada voluntariamente en el pasado.

Hay gente que vive con un pie en el futuro y con otro que pisa al mismo tiempo el pasado y el presente.

Hay gente tocada por la Providencia a la que el tiempo no le preocupa (advertencia: no nos referimos aquí a la gente que vive fuera del tiempo porque ésos son los muertos).

Hay gente que construye el futuro desde el presente y, por lo general, vive cansada, esperando que la feliciten por su esfuerzo.

Hay gente experta en borrar el pasado y reescribirlo a su manera.

Esa misma gente es experta en construir un presente pequeño para sus contemporáneos.

Esa misma gente es experta en cagarse en el futuro de los demás.

Hay gente que cree que la repetición del pasado es una forma de hacer el presente.

Hay gente que construye el futuro con los escombros del pasado roto.