lunes, septiembre 05, 2011

DE LA SÁTIRA
Jackson Pollock: She-Wolf
«Creo que al mundo no le hace falta tanta sátira. La razón es que el mundo contemporáneo ha independizado la sátira del sentido del humor. De manera que ahora tenemos satíricos especializados en trivializar y destruir todo a cuenta de una presunta superioridad intelectual y moral que no sé quién les otorgó. El sentido del humor, visto de la manera más amplia que sea posible, adereza la vida, aligera las penas, ayuda a que miremos los problemas desde nuevas perspectivas y a que recordemos la debilidad de nuestra propia naturaleza. Cuando se extrae la sátira (o cualquier otro recurso del humor) de ese contexto y se le transforma en un arma destructora de reputaciones, más vale que nos encerremos en nosotros mismos para no oír la traca de abominaciones que circula en el aire».