jueves, julio 01, 2010

SOBRE EL ARTE DE ESCRIBIR CRÓNICAS Más que un género en sí, la crónica es un formato, un híbrido escrito en el que confluyen recursos propios de la narrativa, del ensayo y del periodismo. Por eso resulta ideal para reseñar y analizar esos fenómenos que, en conjunto, conforman la realidad.

Detrás de esa mezcla rara y muchas veces difícil de explicar, la crónica se caracteriza porque en sus estructuras internas se da la conjunción de dos mundos: el del relato de acontecimientos que pueden ser mensurables o no, y el de la reflexión y producción de conceptos. En toda crónica se cuentan hechos y se reflexiona sobre ellos, lo cual supone el despliegue de un arsenal invisible de técnicas y recursos que sirven para contar historias y exponer argumentos.

De ahí que para nosotros la crónica pueda convertirse en un pretexto ideal para estudiar algunos de los más interesantes secretos de la escritura a la vez que en un formato ideal para estudiar el absurdo y la complejidad de nuestro entorno.