domingo, junio 27, 2010

30 PLACERES CONFESABLES 1) Me fascina leer acostado, en calzoncillos, a oscuras y con una linterna encendida.

2) Me gusta el café.

3) Me fascina ver películas viejas. En ellas el mundo era ingenuo y la gente creía que el futuro iba a ser mejor que su presente.

4) Me encantan esas horas en que el día y la noche coinciden durante muy pocos minutos y la luz adquiere un tono azul, como de pintura expresionista.

5) Me encanta manejar. Eso sí: sin colas ni gente atravesada ni semáforos ni perros abombados en las cunetas.

6) Me gustan la sopa de apio, los calamares en su tinta, los pepitos barquisimetanos, el maní japonés, los perros calientes de la 5ta avenida de Nueva York y la ensalada de carne que hace Anita Marczuk.

7) Después de hablar mal del prójimo, dibujar es, quizás, el placer más grande del mundo.

8) Me encantan las piscinas, las fuentes y los chorros artificiales de agua.

9) Me gustan los discos de Black Sabbath con Ronnie James Dio.

10) Escribir es un placer inconmensurable que sólo se compara con que te paguen por lo que escribes.

11) Me gusta ver That Metal Show.

12) Me gusta caminar ciudades que no conozco, meterme en metros de los que no sé nada y dormir en hoteles silenciosos.

13) Me fascina usar medias de colores. Es como llevar Rothkos o Pollocks en los pies.

14) Siento un placer indescriptible al hablar con mis alumnos, al discutir alguna obra (la última que discutimos fue Las nubes, de Aristófanes) u oír alguno de sus cuentos.

15) Me gusta el jazz contemporáneo. En especial el que hacen Ken Vandermark y Dennis González.

16) Me llena de júbilo hablar con mi hijo, ver Ben 10 Fuerza Alienígena con él y enseñarle los rudimentos de la ética a través de los Transformers. A propósito, querido lector: ¿qué eres tú: Autobot o Decepticón?

17) Es un honor sentarme con mis amigotes a decir barbaridades y a intercambiar reflexiones diabólicas sobre libros, discos, carros, mujeres, películas, viajes, comidas y cuadros… Joaquín propuso que fundáramos El Círculo Chesterton para dedicarnos a disertar sobre movimientos filosóficos y sobre las necedades que dicen y hacen los bebesotes inútiles de la farándula política venezolana.

18) Me encanta prepararle el café con leche a Mariana cada mañana. Ser el despertador de alguien es una amorosa responsabilidad.

19) Gozo de aquí al infinito ensoñando barbaridades. Estoy parado en una esquina. Veo a una mujer hermosa y no pasan ni cinco segundos antes de que mi mente me vuelva Benny Hill y me imagine un inesperado ventarrón levantándole la falda a la chica. Ensoñar barbaridades es el comienzo de la literatura.

20) Aunque quisiera comprarme un megáfono para encenderlo y recitar a través de él un rosario de groserías, me conformo (y me gratifico) con poder decir «peo» y «coño» de vez en cuando.

21) Me sentiría feliz si algún día pudiera caerle a batazos a cuatro o cinco tigres de porcelana de tamaño real.

22) Me gusta ver beisbol de grandes ligas, fútbol inglés y fútbol español. Eso sí: no me interesan los juegos ni las estadísticas ni las agonías de los jugadores ni las cuitas de los equipos. Me interesa la belleza arquitectónica de los estadios.

23) Me place mucho estar solo.

24) Me siguen agradando los cactus, las tunas y los jardines xerófilos.

25) Me gusta comer pera y queso de mano (o guayanés) al mismo tiempo.

26) Me fascina ver Combate. Sí, la serie vieja de plomo y soldados con Vic Morrow y Rick Jason.

27) Me siento mejor con PC que con Mac.

28) Me complacen los aires acondicionados viejos (los splits son mucha bomba y poco chicle) y los ventiladores.

29) Me gusta leer el New Yorker y El Malpensante.

30) Me agrada hablar de cosas bonitas (y levantarme temprano).