viernes, marzo 12, 2010

EN ESTO CREO
Creo en Dios, pero sé que Dios no se mete directamente en nada que funcione dentro del ámbito de la fatalidad o de la estupidez.

Creo en el respeto mutuo como punto de partida de cualquier relación entre las personas.

Creo en el trabajo como una fuerza muy poderosa ligada a lo más sagrado que tiene todo ser humano: su dignidad.

Creo en el disfrute de los beneficios que proporciona el trabajo honesto, constante y bien hecho.

Creo en el estudio y en la lectura como actividades que enriquecen a la vida humana porque la amplían y le dan herramientas para transformarse a sí misma y al entorno que la rodea.

Creo en la justicia, en la igualdad de oportunidades y en el respeto a la ley.

Creo en la vida, en su condición sagrada y en el deber que todos tenemos de preservarla.

Creo que cada persona tiene derecho a tener sus propios sueños y a vivir para realizarlos sin perturbar los del prójimo.

Creo en la imaginación como fuerza que mueve al mundo.
Educación, imaginación y trabajo. A eso se resumen mis creencias.

«Educación, imaginación y trabajo» suena mejor que «patria, socialismo o muerte».