domingo, diciembre 13, 2009

NAVIDAD DE FARÁNDULA
En esta época la farándula venezolana sufre una crisis de estrellas. Si Uds. observan con detenimiento, notarán que a todos los programas van los mismos invitados. A veces el asunto es tan extraño que no es difícil encontrar el siguiente cambalache:

Alberto Blanco Borenmeiker es el presentador del programa «Angustias Lejanas» e invita a Alicia Michaels de García para que vaya a conversar sobre las navidades de antaño. La entrevista es tan exitosa que, a las dos semanas, Alicia Michaels de García invita a Alberto Blanco Borenmeiker a «El cañón increíble», el programa que anima en televisión desde hace quince años.

Uds. dirán que eso es un chiste, pero nuevamente los conmino a que se fijen atentamente en la radio y en la televisión de nuestro país y pillen cómo hay una escasez de personajes interesantes en nuestra farándula… En la mañana, en la tarde y en la noche, entrevistan a los mismos expertos, a las mismas actrices con las mismas obras de teatro, a los mismos organizadores de eventos, a los mismos humoristas, a los mismos políticos, a las mismas dramaturgas, poetas, periodistas, corresponsales de guerra… A los mismos cocineros, encuestadores, modelos, músicos, modistas y demás cactus de distintas espinas. Todos van a los mismos programas. Todos pasan de entrevistados a entrevistadores en un dos por tres y más si son bonitos, se depilan y tienen pico de plata.

Como estamos en navidad, las estrellas deberían ir de programa en programa disfrazadas de Niños Jesús o de San Nicolás… Aunque pensándolo bien, ya estamos hartos de ver actores patinando o haciendo el trencito en las propagandas navideñas de todos los canales de televisión. No obstante sería una belleza ver que los locutores del noticiero estelar narran cualquiera de las barbaridades que ocurren a diario en nuestro país, mostrando una barba blanca y diciendo «JoJoJo» entre desastre y desastre.

«Un choque entre quince autos paraliza el tránsito durante diecinueve horas en el sector Mis Coquitos. JoJoJo. Un oso se escapa del zoológico de Las Hamacas y crea el caos en un mercado clandestino de escopetas. JoJoJo. Un helicóptero artillado aterrizó en los predios del parque San Timbre. Testigos presenciales declararon que los tripulantes se apearon de la nave, se comieron seis perros calientes y siguieron su camino a bordo del helicóptero. Al interrogar a los testigos sobre la bandera que llevaba la nave en cuestión, ninguno supo qué contestar. JoJoJo…».

Aparte de la repetición de invitados y de los mensajes navideños de los canales de televisión, hay dos detalles que nos enfurruñan con nuestra farándula. El primero: las nuevas estrellas no se preparan; sólo confían en su juventud, en la pericia de sus depiladoras y en su capacidad para caerles bien a sus jefes. Damas y caballeros de la farándula, nuestro respeto por ustedes aumentaría a niveles astronómicos si se leyeran Doña Bárbara cuando tengan que interpretar a Santos Luzardo o a Marisela Barquero.

El segundo ya no lo recuerdo. Creo que era algo sobre hacernos creer que ustedes sólo abren la boca para hablar bien del prójimo…En estos días veremos otra vez a Claudio Nazoa haciendo pan de jamón en todos los canales de televisión, a Armando Scanonne disertando una vez más sobre la hallaca, a Leopoldo Castillo hablando sobre las diferencias entre pernil y paleta en «Así cocina Soucy», a Aimara Lorenzo preguntando por el precio de las aceitunas en el mercado de Guaicaipuro, a Dad Dáger diciendo que ella come de todo pero que no engorda, a Nancy Ramos cantando... Y ya.

Paciencia. La navidad y la farándula son dos películas repetidas ante las que no hay nada que hacer.