sábado, noviembre 28, 2009

una mirada al pasado

SALOMÓN Y MEYER CASO 1:
ESTIMADOS DOCTORES SALOMÓN Y MEYER, EN ESTOS DÍAS TENGO UNA RARA OBSESIÓN. RESULTA QUE TODAS LAS NOCHES ME DA POR IR A LA FARMACIA Y COMPRAR UN KILÓMETRO DE GASA. CUANDO VUELVO A MI CASA, CORTO UN TROZO LO SUFICIENTEMENTE GRANDE COMO PARA VENDARME A MÍ MISMO Y CONVERTIRME EN UNA MOMIA. ¿QUÉ HAGO, DOCTORES? ¿ES QUE ACASO ME HE CONVERTIDO EN UNA NECROFÍLICA COPTA? ATENTAMENTE: JENI MOJÁN PAREJO.

SALOMÓN: ESTIMADA JENI: MEYER Y YO NOS HEMOS DADO CUENTA DE QUE LA PATOLOGÍA MÁS COMÚN EN ESTE PAÍS ES EL OCIO. LA GENTE AQUÍ SUFRE UN “OTIUS MENTIS” CONSTANTE QUE NO ES MALO EN SÍ MISMO. FÍJATE: SI A TI TE DA POR DISFRAZARTE DE MOMIA PARA ESTAR EN TU CASA Y TOMARTE UN TRAGO EN SOLEDAD, NO HAY PROBLEMA. TAMPOCO HAY PROBLEMA EN QUE TE DÉ POR SALIR A LA CALLE DISFRAZADA DE MOMIA Y ASUSTAR A LAS CONSERJES... ESO ES CHÉVERE. LO MALO ES QUE TE DÉ POR PONERTE ESAS GASAS Y, EN VEZ DE CREERTE MOMIA, TE CREAS UNA MUJER QUEMADA. AHÍ SÍ PONDRÍAMOS LA TORTA PORQUE NO ESTARÍAS DISFRUTANDO TU DISFRAZ. YO TE ACONSEJO QUE TE BUSQUES UN NOVIO Y QUE SE DISFRACEN DE MOMIA LOS DOS...
CASO 2:
EMINENTES DOCTORES SALOMÓN Y MEYER, TENGO 74 AÑOS Y ME LA PASO SOÑANDO CON QUE TENGO AL MICROBIO QUE PRODUCE LA EUTANASIA DURMIENDO CONMIGO. ¿QUÉ HAGO? YA ESTOY DESESPERADO. LAS PASTILLAS PARA DORMIR NO ME HACEN NI COQUITO. FIRMA: JORGE ERNESTO, “EL CARIADO”.

MEYER: MIRA, JORGE ERNESTO CARIADO: TODO EN LA VIDA TIENE SU LÍMITE. TÚ SUFRES DE UNA EXTRAÑA PATOLOGÍA QUE OCURRE CUANDO DEMASIADA IGNORANCIA OCUPA TU CEREBRO. LA EUTANASIA NO ES UN MICROBIO. NI SIQUIERA ES UNA ENFERMEDAD. YO TE SUGIERO QUE BUSQUES UN SERRUCHO Y UN DICCIONARIO. EN EL SERRUCHO BUSCAS EL SIGNIFICADO DE LA PALABRA “EUTANASIA” Y CON EL DICCIONARIO TE CORTAS ESE ÓRGANO INÚTIL QUE TIENES SOBRE TUS HOMBROS. CUÍDATE MUCHO Y QUE LAS ESTRELLAS TE GUÍEN HACIA UN NUEVO AMANECER.


CASO 3:
DOCTORES, MI CASO ES SIMPLE: YO QUIERO SER CHINO. ESE ES EL SUEÑO DE MI VIDA DESDE CHIQUITO. CUANDO ERA NIÑO ME PEGABA TEIPES EN LAS SIENES PARA QUE LOS OJOS SE ME ALARGARAN Y SE ME PUSIERAN COMO LOS DE SERGIO MÁRQUEZ. HOY EN DÍA QUISIERA HACERME UNA CIRUGÍA PLÁSTICA PARA CONVERTIRME DEFINITIVAMENTE EN UNO DE ELLOS. YA TENGO LA PLATA, PERO ME DA CIERTO CARGO DE CONCIENCIA. ACONSÉJENME, DOCTORES.

SALOMÓN: LO MISMO DE ANTES, MEYER. ESTE PAÍS ADOLECE DE UN OCIO SUPRAHUMANO... NO SÉ SI TÚ QUIERES DECIR ALGO...

MEYER: YO SÓLO QUIERO DECIRLE AL AMIGO QUE VEA A VER BIEN CON QUIÉN SE OPERA. IMAGÍNATE, SALOMÓN, QUE NO QUEDE CHINO SINO JAPONÉS... ESO SERÍA UNA DESGRACIA PARA ÉL Y PARA SU INTEGRIDAD FÍSICA.

12 de noviembre de 2001