domingo, junio 28, 2009

SOPA DE LETRAS VOLUMEN CUATRO Q

Comunicado del partido Queremos Querer:

«En la estipulación, consideración y facilitación de la redacción de la reglamentación ante la activación de la institución en la disolución de la iluminación sobre la argumentación que produce estupefacción, se recomienda la reasignación de la afirmación en la tramitación de la facturación para, de tal manera, lograr la adecuación y la circunscripción con precisión de la habilitación y hacer de nuestra gestión una cuestión de circunspección. Gracias».

R

El otro día le dije a M que no se le ocurriera molestar a sus jefes durante la final de la Champions porque no la iban a atender.

Como Uds. saben, las esposas suelen partir del principio de que uno está equivocado, así que la mía hizo caso omiso a mi recomendación y se fue a las tres de la tarde de aquel miércoles a ver a su jefe para pedirle que revisara un memo que debía enviarle a no sé quién en Colombia. Al llegar a la puerta de la oficina del big boss, la secretaria le dijo que el hombre se encontraba en la sala de reuniones con los jefes del almacén y de servicios generales, así como con el director de mercadeo.
—¿Y esa reunión? ¿Qué habrá pasado? —Preguntó mi esposa.
—No sé. Pero tienen un buen rato encerrados…
—¿Tú crees que yo pueda entrar para darle este memo al jefe?
—Yo creo que no porque me dijeron que esa reunión era importante…
—Un momentico nada más. Esto también es importante.
—…Es que me pidieron que no les pasara llamadas y que no los interrumpiera.
—Es un instante.
—…Chama, lo que pasa es que están viendo el fútbol…

Dicho y hecho. M me contó que cuando entró a la sala y se encontró con los cuatro caballeros mirando felices la enorme imagen que, del partido, ampliaba el video beam, le vino a la memoria lo que yo le había dicho.

Por supuesto, el jefe estuvo más pendiente de Eto’o y de Messi que del bendito memorando.

¿Quién le mandó a no hacerme caso?

S

En las jugueterías de Nueva York venden unos pipotes de dos litros que contienen jabón.

Sin embargo, ese jabón no es para lavar la ropa; es para hacer bombitas.

¿Cuántas de esas bombas efímeras y felices pueden salir de dos litros de jabón?

Ni siquiera Bart Simpson puede resistirse a la belleza y a la fragilidad de esas burbujas que flotan en el aire.

Es increíble cuánta felicidad puede ofrecer algo tan simple como un pipote de jabón.

Eso sí: los padres que adquieren semejantes bidones y los abren ante sus hijos, deben armarse de paciencia. Quien ve una bombita, siempre quiere verlas todas… Y debe haber millones de ellas en un pipote de dos litros.

T

En Soho, entre las esquinas de Spring y Mercer, queda la casa-taller de Donald Judd, el escultor minimalista.

Nadie vive en ese edificio desde hace años. El artista dispuso en su testamento que dejasen el edificio tal y como estaba, que no lo tumbaran ni lo vendieran.

En la planta baja hay un espacio vacío que contiene un escritorio de madera y una escultura que consiste en cuatro ladrillos rojos montados de canto uno sobre el otro. En los distintos ambientes hay esculturas, lámparas, sofás, cortinas y objetos que son auténticas reliquias.

La casa-taller de Donald Judd es el único edificio de Soho que es propiedad de una sola familia. Más de un experto en bienes raíces le mentará la madre a Judd, imaginando cuántos beneficios se podrían obtener de tan extraordinario inmueble.

Enrique Enriquez pasa todos los días frente a esa casa-taller y se ríe porque ve en el testamento (y en los cuatro ladrillos sobre el escritorio) la concreción del deseo de un hombre de fastidiar a los demás aún después de muerto.

U

¿Y Uds. qué prefieren: cebiche o kibbe crudo?