lunes, julio 28, 2008

COSAS QUE SE VEN EN LAS CALLES Y AUTOPISTAS DE NUESTRO PAÍS Sin esforzarse, el viajero que visite esta bella patria ahíta de malandros, se topará con maravillas como las que se encuentran reflejadas en esta pequeña lista. A ellos (a los visitantes, por supuesto; no a los malandros) les damos la bienvenida y les recomendamos que cuiden sus pertenencias y que lean muy bien esto que aquí anotamos para que no digan que no se lo advertimos.

La gerencia.

* Los buhoneros que venden en las colas de las autopistas son extraterrestres. Tienen cuatro o cinco manos cada uno. Obsérvenlos bien porque mientras con una mano te cobran y te dan el vuelto, con las otras cuatro sostienen tres libros, catorce videos de Shakira, quince raquetas mata-zancudos, tostones y tres tobos llenos de agua y malta.

* Las cunetas de nuestro país están repletas de perros atropellados… O los perros son idiotas o aquí los conductores odian a los perros.

* Familias enteras viajando en una moto.

* Autobuses en los que se oye reguetón a todo volumen.

* Camiones con vallas publicitarias.

* Fiscales de tránsito echándole los perros a las conductoras.

* Motorizados que son expertos en pasarte por la derecha y en manejar en zigzag… O motorizados que hacen caballito en plena carretera de El Tigre.

* Huecos en los que hay momias, dragones, tigres de bengala y discotecas de ambiente.

* Pedigüeños que piden por necesidad y pedigüeños que piden por sinvergüenzas.

* Cuadrillas de obreros rompiendo calles cada doscientos metros.

* ¿Por qué en Venezuela la mayoría de las fuentes ornamentales terminan convertidas en criaderos de zancudos?

* Gandolas pasando a ciento veinte por zonas residenciales sin que ninguna autoridad les diga nada.

* Propagandas electorales pegadas en cada poste o pintadas en cada pared (¿por qué la mayoría de los políticos venezolanos tienen papada y bigotes? ¿Será que la papada y el bigote forman parte del kit del candidato? Hasta las candidatas tienen papada y bigotes).

* Hombres peleando contra hombres por un puesto de estacionamiento.

* Gente comiendo perros calientes de colores indescriptibles.

* Cuando visiten los Sambiles de Valencia, Margarita, Maracaibo, Caracas, Barquisimeto o San Cristóbal, miren a los zombis caminando por todas partes.

* Las calles venezolanas son pródigas en gente bonita. Como en todas partes, en nuestro país hay de todo. Aquí la gente linda es linda con mayúsculas (si no lo creen, piensen en Chiquinquirá Delgado… Ojo: manejar pensando en Chiquinquirá Delgado puede ser un peligro).

* Saltimbanquis, maromeros, tragafuegos, contorsionistas, trapecistas y tullidos pidiendo plata en cada semáforo y en cada esquina.

* Gritones. Venezuela es un país con un alto índice de gritones por metro cuadrado.

* Las calles venezolanas están llenas de gente alegre que se ríe y se burla de todo cuanto acontece.

* Los vendedores ambulantes de chicharrón. Venezuela es un país adicto a las frituras. Nuestro índice de colesterol per capita debe ser grosero.

* Los mercados libres llenos de señoras en licras… ¿Por qué a las señoras les encanta ponerse unas licras para ir a hacer el mercado? ¿Será que ir al mercado es un deporte y no lo sabíamos?

* Gente sudando y comiendo raspados, cepillados, «esnobors», polos y afines.

* En Venezuela se suda parejo. Si no lo creen, piensen en Maturín, en Maracaibo, en Puerto Ordaz, en Ciudad Bolívar, en Cabimas, en Ejido...

* «En Venezuela se suda parejo» es otro título para una novela de Leonardo Padrón.

* En las calles venezolanas ves árboles maravillosos por todas partes. En pocas ciudades del mundo hay tantas especies de árboles juntas como aquí.

* Maracay y San Felipe tienen árboles gigantescos que parecen elefantes.

* Y recuerden: una ciudad sin árboles es como una novia sin Ipod.