viernes, julio 13, 2007

LA GLORIA DE BUSTER KEATON
Buster Keaton es uno de los más grandes artistas que en el mundo han sido. Sus películas, casi todas prodigios, muestran a un héroe que no se inmuta ante la adversidad a pesar de que ésta sea mucho más grande que él, a que sea inevitable y a que desordene el mundo para crear en él el deseo de rendirse, pero eso no ocurre en las grandes obras que protagonizó. Ni en El maquinista de la General, ni en Sherlock Jr., ni en Steamboat Bill Jr., ni en The cameraman, ni en The navigator. Ahí el héroe ni se cansa ni se rinde.

Lo mejor es que en ese personaje hay una actitud bella y extraña que es melancólica y activa a la vez, cosa rara en una época en la que abundaron los héroes tristes que se dejaban aplastar por los embates del destino. El personaje que interpretó Buster Keaton era débil, pero jamás pusilánime; demostraba con sus acciones torpes que en él había una fuerza capaz de enfrentar huracanes, cruzar llanuras inundadas y caminar en medio de campos de batallas sólo para que su amada lo aceptase.

Buster Keaton, que también estás en los cielos, no nos olvides jamás.