viernes, marzo 23, 2007

EL SENTIDO DE LA VIDA AQUÍ Y AHORA Damas y caballeros, en esta época de disolución de todo lo bueno, de todo lo hermoso, de todo lo ordenado y racional, sólo nos queda encomendarnos a Dios y a Hellboy, aparte de dedicarnos a producir, como posesos, eso que producimos todos los días.
No existe otra manera de detener el efecto corrosivo del mal y de destruirles sus planes a los ministros del odio.

Somos los antiguos, somos la luz en un momento de máxima oscuridad. Somos el dolor de cabeza de las cucarachas indestructibles.

Hellboy para todos siempre. Amén