miércoles, febrero 21, 2007

LA OBESITA QUE NO PODÍA PATINAR
Hoy queremos contarles la pequeña historia de Fafrifita Magdalena Gutiérrez, una niña de 8 años que tiene problemas de sobrepeso, a pesar de su corta edad.

Como a todos los niños, a Fafrifita la disfrazaron en este carnaval. Su disfraz era un hermoso traje de hada madrina hecho con organza rosada y tul azul claro. Ella lo estaba pasando de lo mejor jugando a hacer pequeños milagros con su varita mágica forrada de papel de aluminio hasta que un día se le ocurrió añadirle algo más a su disfraz.

Fafrifita tuvo la ocurrencia de que poniéndose los zapatos-patines de su querido hermano Steve Ernesto, el traje de hada madrina alcanzaría un nivel inusitado dado el efecto dramático que produce que un hada madrina llegue patinando al lugar donde se requieran sus servicios.

En principio Fafrifita no tuvo problemas para ponerse los zapatos-patines. El problema comenzó cuando la gordita trató de patinar…

Fafrifita caminaba dos o tres pasos y de pronto hacía los movimientos pertinentes para comenzar a patinar, pero nada, la obesita se quedaba clavada en el piso.

Fafrifita trataba y trataba, pero nada… la obesita no podía patinar. El piso parecía impedir que las ruedas de aquellos zapatos-patines se movieran y ella, de pronto, sintió que su trabajo como hada madrina había terminado en este carnaval.

Señores padres y representantes, no permitan que esto les suceda a sus hijos. No los atiborren de chuletas. Miren que poder patinar o no puede definir la felicidad de un ser humano.