miércoles, febrero 07, 2007

EN EL MES DEL AMOR...
MANUAL MATA-PASIÓN PARTE II

Invitar a tu novia a la playa, pero en autobús.

Pegar un grito desde el baño porque se acabó el papel toilet.

Vivir oliendo a tasca.

Gritarle a tu suegra o pegarle a tu suegro (o viceversa) aunque se lo merezcan.

Bailar tango en chancletas.

Ir a casa de tus suegros y decir que a ti no te gusta la comida que prepararon para la cena.

Decirle «pareja» al novio o a la novia. Por cierto, «pareja» es una palabra gay que se coló en el vocabulario heterosexual.

Contar en la cama uno o dos métodos para colear toros.

Entrar con una jeva a la habitación de un hotel y poner Discovery Kids.

Seguir el ejemplo de Joaquín Ortega y dibujar en el suelo una cruz con dos chancletas y una pistola.

Tener que bañarse con un tobo o con una totuma.

Hacerse pasar por brasileño.

Vivir a costillas de otra persona.

Vivir hablando de Miami.

Mascar chimó.

Que el Mustang no prenda.

Salir volando con la moto por la rampa de frenado de Tazón.

Comer sopa parado en la barra de un restaurante.

Creer que un trabajo es bueno sólo porque en la oficina hay baño.

Subir al Ávila, perderse y verse perseguido por una loba amarilla.


IMÁGENES QUE DENOTAN QUE UNA PAREJA ES FELIZ
Ellos van a la playa en moto y a toda velocidad. Él maneja y ella va de parrillera.

Ellos vienen de la playa en jeep. Ella maneja y él va rascado y dormido en el asiento de al lado.

Ambos se encuentran en la cama riéndose juntos de una película de plomo.

Ella le dice a él que el almuerzo en casa de sus papás se suspendió porque a la vieja le duelen las hemorroides.

Ella le da tabule con su tenedor y lo besa aunque tenga los dientes llenos de perejil.

Ella saluda a los amigotes de su novio y se va, dejándolos tranquilos para que hablen de grupos de rock, bati-tubos, carros y deportes extremos.

Él saluda a las amigotas de su novia y se va, dejándolas tranquilas para que hablen todas las barbaridades que quieran.

Ambos van al gimnasio juntos (nada más ridículo que verlos a los dos vestidos con el mismo modelo de licras y de franelitas).

Ambos trabajan en lugares distintos y, sin embargo, hacen lo posible por almorzar juntos.

Leer juntos el periódico en el parque más cercano a su domicilio los domingos por la mañana.

Ir al médico juntos…