domingo, diciembre 17, 2006

LAS CONTRADICCIONES CONTEMPORÁNEAS MÁS UN BONUS TRACK
Inventaron los teléfonos celulares con cámaras, pero resulta que cada día puedes entrar a menos sitios con esos teléfonos. Si no puedes entrar a ninguna parte con un teléfono-cámara, ¿para qué carajo lo inventaron?

Hay una contradicción célebre: las mujeres se ponen minifaldas, pero se molestan cuando un caballero les dice algo.

Una contradicción venezolana: nuestra economía cada vez está peor, pero la gente cada día gasta y consume más.

Una contradicción humana: si quieres la paz, prepárate para la guerra.

Una contradicción contemporánea: cada día nos creemos más tolerantes, pero no nos llevamos bien con quienes piensan distinto a nosotros.

Vivimos en una época tecnológica, pero nos tenemos que quitar los zapatos para poder subir a un avión.

Hay más información que nunca, pero la gente sigue siendo tan ignorante como siempre.

No queremos dictaduras, pero no luchamos para acabar con las que existen.

Que en Caracas no quepa un maldito carro más y que los concesionarios automotrices vendan y vendan más carros cada día.

Una contradicción terrible es que las mujeres más lindas, más dulces y las que están más buenas adoran a (y sienten una adicción por) los tipos que las hacen infelices.

El chicharrón y las tocinetas light.

Las «hamburguesas» de soya.

Dormir con el aire acondicionado prendido y quejarse porque «hace mucho frío».

Beber mucho y, al día siguiente, quejarse por el ratón.

Pedir un bistec con papas fritas en un restaurante vegetariano (y que te lo traigan).

Tener teléfono, teléfono celular, dirección de correo electrónico, Messenger, Skype y no ser capaz de mandarle un mensaje a los seres queridos.

Ser bailarín de RCTV o Venevisión y no saber quiénes fueron Jim Huntley, Gudelia Castillo ni Anita Vivas.

Pedir una hamburguesa, pero sin carne.

Ir a la peluquería a arreglarse la ropa…



BONUS TRACK: LAS MANÍAS CONTEMPORÁNEAS QUE SERÁN PAVOSAS EN EL FUTURO

1) Ponerle «Camila» a tu hija.

2) Ponerle «Sebastián» a tu hijo.

3) Creer que Bono es un intelectual.

4) Adorar al Ché Guevara.

5) Fíjense la rapidez con que avanzan estos procesos: ya es pavoso decir que uno fue a un rave.

6) Imitar Aló Ciudadano.

7) Los hombres que usan pantalones «pescadores» (los que llegan hasta la canilla).

8) Ser hombre y depilarse.

9) Tener más de 50 años y creerse metrosexual.

10) Decir «a este país le hace falta un militar».