martes, noviembre 07, 2006

DÍAS DE JÚBILO

Queridos amigos, la literatura venezolana vive un extraordinario momento. El premio Herralde concedido a Alberto Barrera Tyszka es la confirmación más evidente de ello. Quienes en el pasado hablaron de que nuestras letras no estaban bien porque no habían recibido ningún galardón internacional desde hacía años, tienen por fin su respuesta, y ésta es: «no, amigo, los escritores y los editores venezolanos están ahí, haciendo su trabajo cada vez mejor, inventando historias, asumiendo riesgos y apostando su cabeza en cada libro, en cada cuento, en cada novela. Porque, a fin de cuentas, la creación, como la vida (según Ian Malcolm), encuentra su propio camino, se abre paso, revienta obstáculos y prejuicios a punta de calidad».

Hagamos una pausa, celebremos este momento y sigamos como hasta ahora, creando, inventando, escribiendo y buscando la manera de seducir a la bestia más difícil de seducir: el público lector.