viernes, agosto 25, 2006

EL SOUNDTRACK

Durante toda nuestra vida hemos ido al cine y hemos visto películas donde la música que nos interesa es la protagonista. Vimos The Wall, con música de Pink Floyd; vimos la mítica Tommy, con piezas de The Who; vimos Yellow Submarine y A hard day’s night de los Beatles; vimos la vieja y la nueva Heavy Metal… vimos a la música protagonizando cine.

Curioso es que también hemos visto cintas donde el soundtrack pesa tanto como la historia o como la propia dirección. Nos referimos a films donde aparecen canciones de AC/DC, de Iron Maiden, de Metallica o de cualquier banda poderosa, adornando con su música una escena de persecución, llena de tiros y de explosiones…

Cuando vemos una buena película en la que la música se destaca por su calidad y por el buen uso que de ella hacen los realizadores, quedamos con una extraña nostalgia cifrada en el hecho de que en la vida real no hay música de fondo. No sé por qué, pero cuando estamos tristes, alegres o llenos de ira, esperamos que a nuestro alrededor haya una musiquita cónsona con el momento, como pasa en el cine… Sería una maravilla andar en moto por la Cota Mil y que en el fondo suene una canción de... quien tú quieras.