martes, junio 06, 2006

¿QUÉ TIENE QUE VER LA MÚSICA CON LAS DEMÁS ARTES?

De esto ya hemos hablado en otras crónicas, pero bien vale la pena recordar aquí que la música que compartimos tiene una correspondencia muy estrecha con otras disciplinas. Con el diseño industrial, por ejemplo, la música se relaciona de muy distintas maneras. ¿Recuerdan a Elvis Presley, sus copetes, su modulación barroca y su movimientos estrafalarios? ¿Acaso no se relacionan todos ellos con el diseño lleno de ángulos, alerones, larguras y sinuosidades que tenían los carros de los años cincuenta?

Piensen, además, en las formas que comparten el diseño gráfico de los años sesenta y setenta con la música de Eric Burdon y Los Animals, con la Naranja Mecánica de Stanley Kubrick, con las portadas psicodélicas de los discos de Jimmie Hendrix, con el órgano Hammond de Ray Manzarek de los Doors...

Piensen en los cómics, en la violencia visual que en algunos casos despliegan.

Piensen en que la poesía repercute más si va acompañada de una buena banda que le ponga música.

Piensen en la ropa que Uds. se ponen todos los días y vean cómo, de algún modo, ella representa una copia del vestuario de algún rockero, de algún Limp Bizkit o de un Kurt Cobain vivo.

La música no viaja sola; viaja con su correspondiente visual y eso es una maravilla porque nos permite hacernos la vida más agradable.