viernes, junio 09, 2006

PURA MALDAD

 Ahorita estoy escribiendo desde un sitio que tiene todo el ruido del mundo. Yo creo que el ruido que mejor identifica a Caracas es el ruido que proviene del taladro. Esa bulla es engendradora de brutalidad y violencia. Yo estoy convencido de que el carácter del venezolano no es precisamente pacífico. Es, en realidad, un espíritu bruto y sanguinario que no escatima esfuerzos a la hora de hacerle infeliz la vida al prójimo. Yo creo que al final Herrera Luque tenía razón con su teoría de que Venezuela es un país de freaks... ¡Y de freaks malos, no joda!