lunes, junio 12, 2006

MÁQUINAS MUTANTES

Cada día que pasa nos damos cuenta de que los artefactos contemporáneos no son otra cosa que un híbrido entre dos máquinas existentes para crear una nueva. De ese modo tenemos en la vitrina de cualquier tienda bolígrafos-relojes, teléfonos-cámaras, carros anfibios…

Hablando en serio, nuestro mundo avanza hacia la distopía de Terminator a través del puerto USB. Hoy en día casi todos los aparatos traen el enchufe para que conectes el cable USB que permite unir un aparato con otro. Hoy, por ejemplo, puedes unir el equipo de sonido, la cámara fotográfica y el teléfono celular a la computadora.

Poco a poco la computadora dejará de ser un armatoste al que se le conectan todos los aparatos. Lentamente la computadora irá absorbiendo a todos los demás aparatos.

Muy pronto, damas y caballeros, podrás recibir correos electrónicos y oír música desde tu tostadora o desde tu lavadora. Imagínate planchando un pantalón y, de pronto, suena una campanita avisándote que te ha llegado un mensaje por el Messenger...

Hay máquinas que tienen ciertas funciones (por ejemplo los teléfonos que pueden enviar mensajes) que generan otras máquinas especializadas, tal y como sucede con el T-motion.

El T-motion es la capacidad depurada del teléfono celular para enviar mensajes escritos. El T-motion también es una depuración extraordinaria de la máquina de escribir y del aparato de señales Morse.

Vivimos en un maravilloso mundo electrificado y tecnológico, el mismo que nos predijo la vieja ciencia ficción. Apretémonos los pantalones.