lunes, mayo 29, 2006

CUENTO NARANJA

Marc Rothko: Red, Orange, Orange on Red, 1962
Esther Stuart Pedrell se encontraba de vacaciones en Rivendale, Edo. Miranda. Ese pueblo se caracteriza por estar pintado todo de anaranjado y porque sus habitantes son gente anaranjada.

Esther Stuart Pedrell estaba de lo más tranquila a las 12 de la noche en ese pueblo color naranja, disponiéndolo todo para irse a dormir, pero, de pronto, tuvo un sobresalto porque a esa hora tocaron la puerta de su casa.
—¿Quién es? —Preguntó Esther Stuart Pedrell y, casi al mismo tiempo, comenzó a sonar una guitarra.

Al ver que le traían una serenata, Esther Stuart Pedrell abrió contenta la puerta, pero muy pronto se llenó de terror porque en la entrada de su casa no había nadie…

Esther Stuart Pedrell gritó sorprendida al ver que aquella serenata había sido organizada por unos fantasmas.

Esther Stuart Pedrell se desmayó del susto y no se le pasó por la cabeza que a las 12 de la noche, en un pueblo de color anaranjado, ninguna persona anaranjada se ve.

Y colorín colorado… este cuento colorido se ha acabado.