jueves, abril 06, 2006

«Y abiertamente ofrecí mi corazón a la ciudad noble y dolorida. Y prometí amarla con fidelidad, hasta la muerte, sin miedo, con su pesada carga de fatalidad, y no despreciar ninguno de sus enigmas; así me ceñí a ella con una atadura moral».