lunes, abril 17, 2006

DIOS METIÓ SU MANO GIGANTE EN LA TASCA RÍO CHICO

¿Por qué las fachadas de nuestras tascas se parecen a las cabinas de las fragatas del siglo XIX?
Hace dos sábados Joaquín y yo tuvimos una experiencia psicomimética en la Tasca Río Chico. Había cinco cuarentones bebiendo whisky y uno de ellos le dio al barman un dvd, advirtiéndole además al dueño de la tasca que si no lo ponían o lo ponían y lo quitaban, ellos se iban a beber el whisky 18 años que estaban bebiendo en otro local.

Aquella advertencia parecía innecesaria, pero cuando vimos que el dvd contenía el concierto de Deep Purple con la Orquesta Sinfónica de Londres en el Royal Albert Hall en 2001 y que tocarían el Concerto for Group and Orchestra, nos dimos cuenta de que semejante amenaza era pertinente.

El espectáculo comenzó en el enorme monitor que está sobre la barra de la tasca entre jamones de cerámica, botellas y tortillas. Jon Lord canoso, Ian Paice con lentes oscuros, Roger Glover cubriéndose la calva con un pañuelo, Ian Gillan con una batola blanca y el pelo corto, Ronnie James Dio en una actuación especial y Steve Morse, sustituyendo al insustituible Ritchie Blackmore, salieron al escenario junto a la Orquesta Sinfónica de Londres dirigida por Paul Mann.

Queridos lectores, alumbrados, amigos todos: esa noche fue muy extraña porque bebimos whisky en el ambiente familiar de la Tasca Río Chico arrullados por la música de Deep Purple.

Cuando terminó la función, nos acercamos al dueño del dvd y le dimos las gracias. El sujeto, henchido de orgullo, nos dijo:

—Hay que hacer esto más a menudo para que la gente aprenda que la música va más allá de Olga Tañón.

¡Qué felicidad!