domingo, marzo 12, 2006

SOBRE EL ARTE DE ESCRIBIR PARA LA RADIO

Recuerden los siguientes detalles:

* Un programa de radio es un objeto sonoro y, como todo objeto, para que exista y cumpla una función, debe diseñarse.

* Un libretista es un diseñador de contenidos, no sólo un escritor.

* El término «contenido» en la radio va más allá de una historia, de una noticia, de una información. La música, los distintos efectos sonoros, las voces de los locutores y todo lo que está escrito en cada libreto son «contenidos».

* El paquete de un programa, con su apertura, su cierre, sus idas y venidas, sus presentaciones de secciones y sus cortinas, representa la identidad sonora de un programa. De ahí que concluyamos que el diseño del paquete sea de vital importancia.

* La identidad sonora de un programa sólo surge cuando tenemos claro el concepto de nuestro programa y somos capaces de traducir esa idea a sonidos, que son, a fin de cuentas, la materia fudamental de la radio.

* Para la locución del paquete buscamos la voz del locutor (o los locutores) de planta o de cualquier otra voz reconocible de la radio. La idea es establecer un enlace entre el programa que producimos y la emisora desde donde se difunde.

* Por más que surjan voces de protesta, los paquetes se deben cambiar cada cierto tiempo. Lo importante en un programa es que su concepto esté muy claro para todos los que trabajan en él. Cuando eso sucede, no importa si se le cambia "la piel". El concepto de un programa es inamovible, su forma puede variar.

* Sobre el concepto de un programa se podrían decir muchas cosas. La primera de ellas es que sin tener claro de qué trata nuestro programa, no podemos hacer nada. Y «tener claro el concepto» significa: de qué trata, a quién va dirigido, qué busco al hacerlo, cómo debo difundir los contenidos (¿debo ser serio? ¿Puedo ser informal?), qué tipo de anunciantes debo buscar, cómo quiero que suene (¿quiero que sea conservador? ¿Quiero que sea transgresor? ¿Quiero que sea ligero?). En fin... Puedo hacerme muchas preguntas más. Que quede claro: sin tener claro el concepto de un programa, no hay programa.

Supongo que deben tener muchas preguntas. Supongo también que hay muchas cosas con las que no están de acuerdo. Vayamos poco a poco y con paciencia. Hacer radio, aunque mucha gente no lo crea, está más cerca de hacer arte que de resolver integradas y derivadas. Por eso muchas veces no hay certezas tajantes ni respuestas definitivas. Así que sigamos adelante, discutiendo y conversando.

Duro contra los malos.