lunes, febrero 27, 2006

NO HABRÁ FINAL

No habrá final es una novela llena de violencia y de disparates que no son más que el reflejo de cuán extraña, bella y terrible es la vida en una ciudad olvidada de Dios y de los hombres como lo es Caracas, la Caracas sin ley henchida de odio y repleta de personajes que abrazan el absurdo para salvarse del desastre.

No habrá final es un caleidoscopio de historias cuyo centro se encuentra en el secuestro de Emma, una chica triste rodeada de maniáticos de toda pelambre como Benito, un gordo que combina su sapiencia culinaria con un carácter violento; Rabelais, un miserable al que le han sucedido las mil y un barbaridades por andar siempre drogado; Ciro, otro gordo obediente y violento que se la pasa consumiendo caramelos de jengibre, y Próspero, el jefe de la banda a quien se le viene el mundo encima el día en que se le aparece la Virgen en una mancha de café.

No habrá final es un libro lleno de delincuentes, pero también de personajes capaces de realizar esa clase de acciones de las que salen los héroes y que no son frecuentes en estos tiempos marcados por la cobardía y la mediocridad.