jueves, febrero 02, 2006

LAS PIEDRAS

Mike iba en su camioneta, luego de una portentosa farra, a dejar a Fafrifio en su casa. De pronto, cuando pasaban frente a la gran Plaza Hammersmith, vieron algo que les llamó poderosamente la atención: era un borracho que a las dos de la mañana buscaba las piedras más grandes de la plaza para ponerlas unas encima de las otras.

Mike se detuvo y le preguntó al hombre:
—¿Qué pasó, doctor?
—Ajá. ¡Piedra sobre piedra!— Contestó el borracho sin prestarle la menor atención a Mike.

Este pequeño relato es para que Uds. vean la poesía que traen consigo las alucinaciones a las dos de la mañana luego de una farra monumental.

«Piedra sobre piedra» es una frase monumental.