viernes, febrero 17, 2006

LA VIDA FELIZ DE TOMASITO DÁVILA

Ésta es la historia de Tomasito Dávila, un individuo huraño que disfrutaba de muy pocos placeres en la vida.

Tomasito vivía solo en su casa. Casi nunca salía. No tenía por qué hacerlo. Al morir sus padres, le dejaron una cuantiosa herencia.

Tomasito se la pasaba haciendo los oficios del hogar. Era un estupendo cocinero, pero los platos que preparaba eran para él y para Sinatra, su gato.

Tomasito era un lince planchando la ropa. Cada dos miércoles sacaba la mesa de planchar y la ponía frente a su televisor o frente al equipo de sonido.

A veces, cuando la ponía frente al aparato de música, planchaba mientras oía su colección de discos de Marilyn Manson. Cuando ponía la mesa frente al televisor, veía las películas de plomo que pasan en TNT Nitro.

Todas las tardes, después de realizar todas las labores hogareñas, Tomasito se sentaba en la mecedora que tiene en la entrada de su casa a tomarse un whisky.

A veces, Tomasito sacaba su escopeta, la cargaba y esperaba a que pasara una mujer volando.

Cuando pasaba la mujer volando, Tomasito se fijaba si estaba desnuda. Si no tenía ropa, le disparaba. Si iba vestida, la dejaba pasar.

Y así, en esta felicidad pura vivía nuestro querido Tomasito. Quién sabe cuándo saldrá de esa soledad y se comprometerá con algo o alguien en la vida...

Definitivamente, este mundo está lleno de locos.