martes, febrero 07, 2006

EL ARTE DE IMITAR A LOS NEGROS

Como es sabido por grandes y chicos, toda la música contemporánea le debe su fuerza y su estructura a los músicos negros. El blues y el jazz generaron monstruos de la talla de Robert Johnson o de Charlie Parker, y éstos a su vez influyeron de manera determinante sobre los músicos blancos desde Eric Clapton hasta Igor Stravinsky, desde Stevie Winwood hasta George Gershwyn. Toda la música que sacude al mundo es en gran medida producto del arte de imitar a los negros. Ahí están para corroborarlo Al Jolson (un blanco pintarrajeado de moreno) imitando a los shoutters de Kansas City. Ahí están también Elvis imitando a Chuck Berry, Chet Baker imitando a Miles Davis, John Mayall imitando a Sonny Boy Williamson, Rickie Lee Johns imitando a Billy Holyday... Es como si todos los blancos hubieran aprendido sus estilos viendo a los músicos de color, a esos herederos de los esclavos arrancados de su África natal, vengándose del mundo con su música.