jueves, noviembre 24, 2005

LA ATMÓSFERA

El sonido amplifica la vida, la hace más intensa, más viva, más interesante. Por eso es que en las películas que vemos los golpes, las patadas y los batazos suenan más duro que en la vida real. El sonido hace que las cosas ganen otra identidad, y si no me creen vean cómo al encender un aparato de música el ambiente cambia y se llena de las reminiscencias que el propio ruido produce en nosotros.

La música le modifica el aire al espacio y eso se comprueba cuando vemos que hay quien dice que la arquitectura es música congelada, aunque difícilmente encontraremos a alguien que diga que la música es arquitectura derretida…

En todo caso, la música llena el aire y lo transforma todo en algo más respirable para todos.