domingo, octubre 30, 2005

RETRATO DE PAPEADO CON CHIHUAHUA

0

Estoy en un restaurant con unos amigotes. Bebemos whisky y discutimos sobre las bondades de los carros sincrónicos. De pronto, a la mesa de al lado, llega una parejita muy particular. Ella, toda delicada y pizpireta, abusó del maquillaje. Él, papeado y pulcro, lleva un chihuahua en las manos.

Eso: que un papeado depilado lleve un chihuahua en las manos es, junto al reggaetón y al techno, una señal de que estamos en pleno Apocalipsis y que, pronto, muy pronto, se abrirá el séptimo sello y lloverán coágulos de sangre.

1

Lo que escribo está comprometido con la necesidad de producir entretenimiento, con la necesidad de ser optimistas, con la necesidad de producir belleza… Porque si algo tiene este mundo es que se ha vuelto aburrido, peligroso y necio.

2

En la Odisea he encontrado la definición de la vida. Esa definición es: acaba con los malos antes de que ellos acaben contigo, se queden con tu casa y se cojan a tu mujer.

3

Me he visto reflejado en casi todos los personajes de las obras que he leído en mi vida. Cuando leemos, somos los personajes, sufrimos sus cuitas y nos alegramos de sus éxitos. Leemos para convertirnos en otros, para entrar en otra realidad diferente a la nuestra y luego volver a nuestro mundo y verlo de otra manera, una manera que ha sido tocada por esa lectura.

4

La vida es una fábrica de pasado. No nos damos cuenta, pero en un sólo parpadeo ya tenemos 70 años (si el cáncer, el alzheimer o el arroyo inmundo de la vida galante nos dejan). Por eso, creo con toda fe que tenemos el deber de hacer de nuestro pasado algo, al menos, divertido.

Como la vida es una fábrica de pasado, es también una fábrica de cosas que contar. Imagínense que lleguemos a los 70 años y sólo tengamos en nuestro repertorio las historias de lo que hicimos en la oficina o de lo que otros nos hicieron. Sería una lástima.

Creo que la vida está ligada a la literatura porque todos tenemos el deber de vivir la vida de manera que se oiga bien en un cuento... Si no lo hacemos, al menos podemos tener la decencia de mentir o, si prefieren, de inventar historias. De eso, justamente, es que trata el trabajo de los escritores.

5

Tengo fe en la literatura, en los libros, pero también creo en las computadoras, en los dvds, en los video-juegos, en los discos de Charles Mingus y en los blogs.

Un blog es un espacio libre en la red que puedes usar como tú quieras. Hay quien lo usa como un medio para divulgar sus opiniones y sus reflexiones con respecto a cualquier tema (cosa que convierte al usuario en periodista y administrador de su propio medio de comunicación) y hay quien lo utiliza como una suerte de archivo para guardar documentos. Yo lo uso como una especie de “estacionamiento de larga duración” para las ideas que se me ocurren, para las imágenes que produzco o que encuentro y para las cosas que escribo y que sé que no tendrán salida inmediata en otros formatos.

Si quieren visitarme, háganlo a http://www.robertoecheto.blogspot.com/ en horarios de oficina.

6

Antes creía que en el futuro habría una literatura nacida de las entrañas de la revolución digital. Incluso tenía curiosidad y hasta fe en ese asunto. Hoy me he vuelto más escéptico y, a pesar de que sé que la naturaleza del medio modifica la naturaleza de la expresión, creo que un cuento será bueno en la medida en que quien lo cuente, lo cuente bien. Las herramientas para eso no dependen de si el medio es analógico o digital, de si se escribe con un Palm o con un bolígrafo Kilométrico o de si lo que escribes, lo publicarás en un blog o en una revista.

El hecho de que hoy en día se tengan más y mejores efectos especiales, no significa que se hagan mejores películas que antes.


Y para finalizar, aquí tienen dos citas de Groucho Marx. Las copio aquí porque estoy de acuerdo con ellas:

7

Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro.

8

Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro del perro probablemente está demasiado oscuro para leer.

9

Los huevitos de Fabergé que aparecen en la foto son Tony Soprano y David Lee Roth.