domingo, agosto 14, 2005

DOS CONSIDERACIONES BREVES ACERCA DEL PAISAJE

1) El paisaje, como representación de la naturaleza, tiene la misión de llevarnos a esos lugares a los que nunca hemos ido y a los que quizás nunca vayamos, sea porque son demasiado remotos (y llegar sea demasiado difícil) o porque sólo existen como utopía en nuestra imaginación. Un ejemplo de esos paisajes remotos a los que quizás nunca accedamos son los parajes que aparecen en revistas como National Geographic.

Esos paisajes están puestos allí para que nosotros veamos cómo es la geografía de los sitios más distantes; cómo es su luz, cómo es su topografía, cómo es su vegetación... Lo más interesante es que los conocemos a través de la representación fotográfica.

2) Esa manía de separar “paisaje natural” de “paisaje urbano o artificial” es absurda. Sobre todo porque todo lo que forma parte del “paisaje artificial” no es más que una reelaboración del paisaje natural. Si hay algo que caracteriza a la humanidad es su capacidad de transformar los materiales que le brinda la naturaleza para convertirlos en productos que satisfagan sus necesidades.